domingo, 7 de abril de 2019

Pollentia. La Portella

En la parte central vemos la calle porticada, a la izquierda la casa de la cabeza de bronce, a la derecha la casa de los dos tesoros y a la altura de la columna del fondo la casa Noroeste.
Pollentia debió de contar con una muralla desde los primeros tiempos, aunque durante la época altoimperial existieron muchas "ciudades abiertas", dada la ausencia de amenazas. Se tiene constancia de un cinturón defensivo, pero que ya corresponde a los momentos difíciles del sigo III. La muralla era algo más que una edificación, marcaba el lugar sagrado de la ciudad. El rito de fundación consistía precisamente en trazar, con un arado, los ejes principales de la urbs y el contorno de su muralla. El vallum era el "rostro de piedra" de la ciudad.

Plano de la Portella
En el interior, las familias pudientes habitaban en elegantes mansiones decoradas con mosaicos y pinturas, estructuradas alrededor de un atrio donde a veces manaba una fuente. El modelo de domus más lujosa contaba con un peristilo, una especie de jardín interior al que daban las habitaciones. 
Así tenemos que lo que en Pollentia se denominaba La Portella, era una área residencia formada por dos insulae (manzanas), que contaba con los restos de tres domus (viviendas) y del trazado viario que las unía. Estas viviendas aparecieron delimitadas por dos calles, una en sentido norte-sur y otra porticada en sentido este-oeste.

Casa de los dos tesoros
La casa de los Dos Tesoros esta fechada en época de Claudio (41-54 d.C.) y debe su nombre al hallazgo de dos tesorillos de monedas que datan del s III y IV d.C. Se trata de una casa itálica con impluuium (estanque para recoger el agua de lluvia). Es la mejor conservada y permite distinguir las diferentes partes de su estructura, centralizadas por el atrio. Su fachada principal da a la calle porticada de la que todavía se conservan las cuatro columnas que servían de soporte al porche y las habitaciones distribuidas a su alrededor. Las del ala deresaha son esapciosas y, según el material recuperado, puede que se trataran de una despensa y una tienda. Las habitaciones del fondo se identifican con el tablinum (la oficina o despacho) y la central y otras más con el triclinium (comedor). Durante la excavación, en los niveles más profundos se localizaron los restos de lo que se interpreto como una cabaña prehistorica de un  posible asentamiento talayótico.

Casa de la Cabeza de Bronce
Justo al otro lado de la calle esta de casa de la Cabeza de bronce, la más extensa de todas. Mide unos treinta y dos metros de norte a sur, por unos veintidós de este a oeste. Se trata de un edificio construido en época de Augusto, entre el 27 a.C. y el 14 d.C. Tiene organizada sus estancias en torno a un peristilo con dos entradas por la calle del lado Este y una tercera por la  del lado Oeste. La mitad de esa extensión está arrasada, ya que desapareció con las obras del ferrocarril. Debe su nombre al hallazgo de una pequeña cabeza de bronce de un efebo.

Casa Noroeste
La casa Noroeste es la peor conservada. Fue construida a finales del siglo I a.C. alrededor de un patio que se divisa al final, con las bases de cuatro columnas. La vivienda presenta dos accesos por el este desde la calle Norte-Sur y posee varias habitaciones comunicadas entre sí.  Encima de sus cimientos se sitúa un fragmento de muralla tardía del sigo III d.C.

Principal bibliografía utilizada: La Mirada del Pasado. Las culturas antiguas de las Illes Balears de Carlos Garrido 1998. Arqueoguía de Cataluña y Baleares de Carlos Garrido 1998. Folletos y paneles explicativos de la propia excavación de Pollentia.

0 comentarios:

Publicar un comentario