domingo, 28 de abril de 2019

Pollentia. El Teatro

Excavado en la roca, desde la parte alta de la Cavea podemos apreciar a continuación la Orchestra y a continuación la Scena
El conjunto del yacimiento arqueológico de Pollentia queda cerrado con la visita del Teatro. A pesar de haber sufrido numerosas destrucciones, sigue siendo una edificación notable. El diámetro original pudo llegar hasta los 100 m., con una capacidad para unas dos mil personas. Actualmente apenas alcanza los setenta metros.

Plano del teatro romano de Pollentia. (panel en el mismo yacimiento)
Construido en el siglo I d.C., las excavaciones realizadas a principios de los años cincuenta dejaron al descubierto la  estructura, que tiene tres partes bien diferenciadas; la cávea (cavea), excavada en la roca y de forma semicircular donde se situaba el público; la orquesta (orchestra), también de forma semicircular y unos 10 m. de diametro donde se situaban las principales autoridades de la ciudad y el coro; y frente a ella se levantaba la escena (scaena), formada por un estrado rectangular (pulpitum) separado por dos escalones de la escena. Cinco agujeros rectangulares servían para encajar pilares de madera, sobre los que se levantaba una especie de tablado. presentaba planta rectangular, disponiéndose a una altura superior respecto a la orchestra para poder facilitar la visibilidad a los espectadores
Durante la Edad Media fue utilizado como necrópolis, tal como atestiguan algunas fosas trapezoidales.

Vista panorámica de la Cavea desde la Scena

sábado, 13 de abril de 2019

Pollentia. El Foro


Vista de la calle porticada del foro a la que se abrían diversas tabernae (tiendas, talleres, etc.) en el lado derecho donde se desarrollaba la actividad comercial. En el lado izquierdo se encontraba el capitolio y diversos templetes
El Foro era la zona central, semejante a las plazas centrales en las ciudades actuales, donde se encuentran las instituciones de gobierno, mercado y religión. Al igual que hoy en día era donde tenían lugar el comercio, los negocios, la prostitución, la religión y la administración de justicia. En él se situaba el hogar comunal. La urbanización de esta zona pública de la ciudad, iniciada durante el siglo I a.C., estuvo precedida por un trabajo de ingeniería que consistió en la nivelación de la tierra. 
Plano general del foro de Pollentia
Ya en época republicana se ha constatado la existencia de una serie de tabernas -estructuras comerciales- de la ínsula de tabernas al oeste del foro, los pórticos al este y oeste de la misma, el Capitolio y posiblemente algún edículo.
En esta primera fase los objetos hallados se caracterizan por ser prioritariamente importados, pero en todos estos conjuntos de materiales aparecen piezas hechas a mano de tradición prerromana y talayótica. La conclusión es que la fundación de la ciudad se hace no sólo con colonos, provenientes principalmente de la península, sino que participa en ella población de la isla proveniente de la época talayótica.

Zona de las Tabernae -talleres- donde se desarrollaba la actividad comercial
En época Alto Imperial continuaron las actividades comerciales, religiosas y honoríficas. Los oficios religiosos se realizaron en templetes construidos durante esta época.
Las excavaciones más recientes han permitido identificar en el sector oriental del foro un gran edificio identificado como el mercado de la ciudad (marcellum)

Restos de un edículo, templete que podía servir como tabernáculo o relicario
El incendio que destruyo las tabernas del foro a finales del siglo III d.C. afectó a otros sectores de la ciudad, esto, unido a la construcción de un lienzo de muralla sobre una de las casas del barrio residencial de Sa Portella habrían influido enormemente sobre el final de la ciudad hacia finales del siglo III d.C.
Sobre el foro, cuando este ya había perdido su funcionalidad, se dispuso una necrópolis fechada en época altomedieval.

Templo Toscano. Este es uno de los edificios principales de la ciudad, ubicado en la parte más alta de la misma, en el lado norte de la plaza del Foro. Identifico como templo toscano por sus características, debió acoger un culto oficial relacionado con la Tríada Capitolina (Júpiter, Juno y Minerva). Es muy probable que se construyera en el siglo I a.C., hacia el 70/60, momento en que la ciudad recibiría el estatuto de colonia, perdurando, al menos hasta el siglo IV d.C.
Para la elaboración de este artículo se ha utilizado principalmente la siguiente bibliografía:
- La ciudad romana de Pollentia el foro
Autores: Antoni Arribas Palau, Margarita Orfila Pons, Miguel Ángel Cau Ontiveros
Localización: Archivo español de arqueología, ISSN 0066-6742, Vol. 72, Nº 179-180, 1999, págs. 99-118
- Paneles informativos del yacimiento.

domingo, 7 de abril de 2019

Pollentia. La Portella

En la parte central vemos la calle porticada, a la izquierda la casa de la cabeza de bronce, a la derecha la casa de los dos tesoros y a la altura de la columna del fondo la casa Noroeste.
Pollentia debió de contar con una muralla desde los primeros tiempos, aunque durante la época altoimperial existieron muchas "ciudades abiertas", dada la ausencia de amenazas. Se tiene constancia de un cinturón defensivo, pero que ya corresponde a los momentos difíciles del sigo III. La muralla era algo más que una edificación, marcaba el lugar sagrado de la ciudad. El rito de fundación consistía precisamente en trazar, con un arado, los ejes principales de la urbs y el contorno de su muralla. El vallum era el "rostro de piedra" de la ciudad.

Plano de la Portella
En el interior, las familias pudientes habitaban en elegantes mansiones decoradas con mosaicos y pinturas, estructuradas alrededor de un atrio donde a veces manaba una fuente. El modelo de domus más lujosa contaba con un peristilo, una especie de jardín interior al que daban las habitaciones. 
Así tenemos que lo que en Pollentia se denominaba La Portella, era una área residencia formada por dos insulae (manzanas), que contaba con los restos de tres domus (viviendas) y del trazado viario que las unía. Estas viviendas aparecieron delimitadas por dos calles, una en sentido norte-sur y otra porticada en sentido este-oeste.

Casa de los dos tesoros
La casa de los Dos Tesoros esta fechada en época de Claudio (41-54 d.C.) y debe su nombre al hallazgo de dos tesorillos de monedas que datan del s III y IV d.C. Se trata de una casa itálica con impluuium (estanque para recoger el agua de lluvia). Es la mejor conservada y permite distinguir las diferentes partes de su estructura, centralizadas por el atrio. Su fachada principal da a la calle porticada de la que todavía se conservan las cuatro columnas que servían de soporte al porche y las habitaciones distribuidas a su alrededor. Las del ala deresaha son esapciosas y, según el material recuperado, puede que se trataran de una despensa y una tienda. Las habitaciones del fondo se identifican con el tablinum (la oficina o despacho) y la central y otras más con el triclinium (comedor). Durante la excavación, en los niveles más profundos se localizaron los restos de lo que se interpreto como una cabaña prehistorica de un  posible asentamiento talayótico.

Casa de la Cabeza de Bronce
Justo al otro lado de la calle esta de casa de la Cabeza de bronce, la más extensa de todas. Mide unos treinta y dos metros de norte a sur, por unos veintidós de este a oeste. Se trata de un edificio construido en época de Augusto, entre el 27 a.C. y el 14 d.C. Tiene organizada sus estancias en torno a un peristilo con dos entradas por la calle del lado Este y una tercera por la  del lado Oeste. La mitad de esa extensión está arrasada, ya que desapareció con las obras del ferrocarril. Debe su nombre al hallazgo de una pequeña cabeza de bronce de un efebo.

Casa Noroeste
La casa Noroeste es la peor conservada. Fue construida a finales del siglo I a.C. alrededor de un patio que se divisa al final, con las bases de cuatro columnas. La vivienda presenta dos accesos por el este desde la calle Norte-Sur y posee varias habitaciones comunicadas entre sí.  Encima de sus cimientos se sitúa un fragmento de muralla tardía del sigo III d.C.

Principal bibliografía utilizada: La Mirada del Pasado. Las culturas antiguas de las Illes Balears de Carlos Garrido 1998. Arqueoguía de Cataluña y Baleares de Carlos Garrido 1998. Folletos y paneles explicativos de la propia excavación de Pollentia.